El Rastro Ámbar

100_5655

Me gusta dejar por escrito los sueños interesantes que consigo recordar porque, entre otras cosas, creo que son muy valiosos para dar rienda suelta a la creatividad. Está claro que probar cosas distintas es lo mejor para mantener la motivación, ya me lo decía uno de mis profesores de diseño, con la experiencia una se va dando cuenta de que hacer siempre lo mismo es un poco deprimente. Así pues me decidí por hacer un cuento basado en uno de mis sueños. Por supuesto, hice una adaptación autorizada para menores, ya que el sueño original es algo bizarro. Como resultado creé un cuento infantil, un pelín tenebroso, con su final moñas y sus correspondientes moralejas.

Si os place, podéis adquirirlo de forma despreocupada en Bubok, tanto en formato digital como impreso.