Harfor y Mosi

harfor regalo00

Capítulo inédito de Harfor The Designer, dedicado a mi hermana y su gato Mosi, enmarcado en un delicado marco de madera de haya y cristal de bohemia… pues no, en realidad es un marco del chino, sin marco y sin cristal, y lo protege una lámina de plástico que se raya con mirarla, pero ha quedado muy apañado.

Lo mejor de todo fue utilizar la mesa de luz. Hacía tiempo que no la tocaba y me encanta usar este tipo de herramientas clásicas de vez en cuando. Es una experiencia de dibujo muy agradable que me trae recuerdos de la infancia, como esos momentos en los que para calcar cosas me plantaba el folio en el cristal de la ventana y empezaba a dibujar hasta que me ardía el brazo. Que bonitos recuerdos.

Harfor. El recopilatorio

100_7369

Os presento el inesperadísimo cómic recopilatorio Harfor The Designer. Una joya de la absurdez que pocos querrán tener en sus bibliotecas, pero que era absolutamente necesaria su creación. Llevaba ya tiempo deseando hacer esto. Un pedacito de mi historia, de mis ilusiones y de lo mal que estoy a veces de la cabeza.

Ahora os voy a contar un poco mi vida. La mayor parte de mi infancia, la pasé queriendo ser veterinaria por mi loca pasión hacia los animales y mi frustración de no poder tener mascota en casa, pero en algún momento de mi niñez me di cuenta de que las ciencias no eran para mi. De pre-adolescente descubrí el mundo del manga y el anime, mi latente vena friki explotó y desde entonces quise ser mangaka, pero de nuevo intuía que mi camino no era el de convertirme en la afamada dibujante de cómics a nivel mundial que había idealizado. Finalmente acabé convirtiéndome en una diseñadora gráfica que comenzó creando historias absurdas y continuó explorando el maravilloso mundo de la creatividad, hasta el día de hoy. No soy veterinaria ni mangaka, pero tengo 3 gatos y he creado mi propio cómic. A menudo nuestros deseos llegan en formas distintas a las que habíamos imaginado, pero llegan.

HarforRecopilatorio

Harfor Letter

100_7173

100_7176

El pasado Abril fue el cumpleaños de mi amigo y socio Alber, fue un cumple de esos en los que cambias de dígito, así que pensé en hacerle algo especial. Ya llevaba tiempo queriendo hacer algún juego de Harfor, y mi socio me habló de Love Letter, un juego de cartas sencillo e ideal para re-diseñar. El original trata de un grupo de peña (de época victoriana) que intenta hacerse con el amor de la princesa. La versión Harfor Letter es similar, sólo que todos (los personajes principales y más molones de Harfor the Designer) tratan de ganarse el amor del príncipe Harfor. Todo en plan absurdo, como debe ser.

Me quedo satisfecha con mi obra y… bueno, me voy a comer, que así no puedo pensar y mi gata me está diciendo algo en plan “cambia la arena de una vez, so guarra!”, pero con mucho amor.

100_7189