Harfor y Mosi

harfor regalo00

Capítulo inédito de Harfor The Designer, dedicado a mi hermana y su gato Mosi, enmarcado en un delicado marco de madera de haya y cristal de bohemia… pues no, en realidad es un marco del chino, sin marco y sin cristal, y lo protege una lámina de plástico que se raya con mirarla, pero me ha quedado apañado. Venga, hasta luego.

harfor regalo04

Harfor. El recopilatorio

100_7369

Os presento el inesperadísimo cómic recopilatorio “Harfor The Designer”. Una joya de la absurdez que pocos querrán tener en sus bibliotecas, pero que era absolutamente necesaria su creación. Llevaba ya tiempo deseando hacer esto. Un pedacito de mi historia, de mis ilusiones, de lo mal que estoy de la cabeza a veces.

Ahora os voy a contar un poco mi vida aunque no os importe un ojal. La mayor parte de mi infancia la pasé queriendo ser veterinaria, por mi loca pasión hacia los animales y mi frustración de no poder tener mascota en casa, pero por desgracia las ciencias no eran lo mio. De pre-adolescente descubrí el mundo del manga y el anime, mi latente vena friki explotó, y desde entonces quise ser mangaka, pero de nuevo sabía que mi talento para el dibujo no era tan grande cómo para convertirme en la afamada dibujante de cómics a nivel mundial que me hubiera gustado ser. Al final acabé convirtiéndome en una diseñadora gráfica que crea historias absurdas y vive una vida absurda, porque “la vida es una decepción tras otra hasta que acabas deseando que se muera Flanders”, y al final de la película mueren todos, así que, aunque no me den de comer, seguiré haciendo las cosas que me gustan, junto a las personas-gatos que me gustan, porque al fin y al cabo siempre serán ellos mi motor y mi ilusión.

Para los más atrevidos, os añado el enlace al cómic. Besitos de Hamor.

HarforRecopilatorio

Buen Camino

Portada camino_

Esta semana terminé mi proyecto de cómic. Ha sido muy terapéutico. Aunque se trata de una historia muy sencilla, es una de las experiencias personales más bonitas que he tenido en mi vida, junto a la persona más bonita que he conocido en mi vida (ese es Marcos).

A veces creo que el ser humano debería extinguirse, pero otras veces aparece gente como Steven y me animan a seguir creyendo que no somos unos seres tan mediocres, que a veces sabemos ser buenos, sin segundas intenciones ni egoísmos. Y no sólo cuando hemos tenido un buen día, si no también, en esos días malos en los que sólo deseas llegar a casa y agazaparte en un rincón.

Aquí os dejo el enlace al cómic. Espero que os guste 🙂